Rocío Flores, arropada por los Mohedano, se niega a hablar de la boda de su madre