Un piso de soltero, un gimnasio y pocas fiestas: así es la nueva vida de Alfonso Díez