María Patiño y Aída Nízar, en pie de guerra