Cada vez más estudiantes optan por prostituirse para pagar sus carreras universitarias