El falso dentista de Ourense: operaba al aire libre y desinfectaba el material con lejía