'AR', testigo de la tensión que hay en Barcelona por la guerra de taxis