‘AR’ entra en un conflictivo bloque de pisos de okupas toxicómanos