Los jóvenes no denuncian porque creen que pueden solucionarlo