Puente Pasaje, un barrio al límite