El sepulturero de Gran Canaria acepta abrir un nicho un día que no haya gente