Suciedad y falta de alimentos: así deja la residencia la antigua gestora