La cena más machista de la historia: los invitados, solo hombres y 130 azafatas para servirles