El metro de Madrid se convierte en el paraíso de los carteristas: así actúan