Pedro Sánchez, ¿del "no es no" al "sí porque sí"?