El pirotécnico le dijo a la jueza que no tenía más explosivos y quedó libre pero mintió