Los futuros Reyes, juntos en un acto