Albert Rivera, la llave para gobernar