Todos contra todos: los ataques del debate