El jefe de la policía de Madrid, ante el juez