Juan Carlos Monedero pagó 69.000 euros por un informe que había hecho él