Otra salida de tono de Trump: califica a Salvador y Haití como “países de mierda”