Pablo Ibar, en el corredor de la muerte: "Aquí no se puede confiar en nadie"