El testigo protegido del caso de Borja asegura que mintió porque le obligaron