El abogado de Bretón asegura que su cliente no se sintió acorralado