El autor del robo del Códice Calixtino también robó cartas a sus vecinos y los curas