Bankia ocultó un agujero de 4.000 millones de euros a los inversores