La infanta y su marido, miradas cómplices