Todos los imputados por el tiroteo tenía restos de pólvora en la ropa pero solo uno en su cuerpo