La Infanta no sabe de fiscalidad y firmaba sin pedir explicaciones, según sus abogados