El juez Castro asegura que es ridículo poner en duda su objetividad