Varias madres se concentran a las puertas del convento donde reside Sor María para pedir justicia