La policía detiene al cabecilla de una red internacional de pederastas