El portavoz de la familia Ruiz-Mateos, indignado