Urdangarin sostiene que la cuenta en Suiza pertenece a un empresario, que según documentos confidenciales es un contratista de armas