Tarragona, un ejemplo de que el pacto entre PP y PSOE sí es posible