Sonia y Álvaro, a diez metros sobre el suelo