Se paraliza el derribo de la casa de Rosa