Un policía de 62 años pide clemencia para no entrar en prisión