Verónica ha ocupado una casa tras nueve años solicitando una vivienda del IVIMA