Los asaltantes de la casa de Camilo Sesto entraron a través de un agujero que había en la valla