Dos peritos de la Universidad de La Coruña aseguran que hubo contaminación en el laboratorio