En un poema, Asunta dice de su madre que grita, regaña y es avariciosa