La Guardia Civil ha seguido el protocolo habitual con los coches de Porto y Basterra