Los investigadores descartan que una tercera persona participara en el crimen