Rosario Porto, acorralada por el veredicto