Según un vecino, Bartolomé y Antonio han sufrido un gran bajó físico