La cámara de vigilancia situada en el vomitorio donde tuvo lugar la tragedia era falsa