El abogado de Bretón plantea que su cliente entregara los niños a una tercera persona