Así era el informe de la antropóloga que analizó los restos