Un forense asegura que alguien que quisiese entorpecer la investigación podría haber hecho una incineración animal y humana conjunta